Blog

Últimas noticias

En honor al Día del Padre y Día de San José 2021

Este post muestra una versión que José Ramón realizó al óleo en los años 90 del conocido cuadro de la » Sagrada Familia del Cordero» del gran Rafael, artista del Renacimiento.

En este caso, José Ramón se centró en la figura de San José, llevándola a un lienzo de tamaño 60 x 100 cm.

Este lienzo está catalogado dentro de la Colección del artista gallego.

'San Jose, fragmento de la Sagrada Familia del artista gallego José Ramón'
San José, fragmento de la Sagrada Familia del Cordero, una versión del artista gallego José Ramón
Raffael 015 1
» La Sagrada Familia del Cordero»

El cuadro de Rafael se conserva en el Museo del Prado de Madrid, procedente de las colecciones artísticas de los reyes de España. Se trata de una pintura al óleo sobre tabla, de pequeño tamaño, 28 x 21 cm, por lo que pudo ser un encargo para la devoción privada. Está fechada hacia el año 1507.

» A Coruña de la mano del pintor José Ramón»

Muy agradecidos a Luz Picos y José L.Conde quienes, a través de su programa » El viajero accidental» de Radio Viajera nos brindan la oportunidad de proyectar y divulgar la obra de José Ramón en su web y en las diferentes plataformas.

A Coruña de la mano del pintor José Ramón

Comenzamos así una nueva aventura colaborando en un proyecto muy dinámico, un homenaje que acercará las obras de este artista al público amante de su arte a través de lugares de interés de Galicia.

Blog
A Coruña de la mano del pintor José Ramón

Entrega de la 5º Talla: Primer ataque de los normandos a Coruña

Siguiendo el orden cronológico de la historia de A Coruña a través de los dibujos de las Tallas del Salón de Plenos o Capitular del Ayuntamiento dibujados por el artista gallego José Ramón y llevados a cabo por el ebanisa Ladislao Stern, llegamos a la quinta Talla que hace referencia al primer ataque de los normandos/vikingos a la ciudad.

En el pasado se utilizó el término «normando», refieriéndose en este caso a un grupo racial o nacional concreto, pero que presenta el problema de ser ambiguo ya que sirve también para designar a los habitantes de Normandía (Francia).

En principio, el término » normandos» no haría referencia a los habitantes de los países nórdicos ocupados durante dicho período en la agricultura y comercio, ya que en la propia Escandinavia el vocablo «vikingo «designaba a quienes componían una expedición marítima de saqueo a tierras lejanas («ir de viking»), a pesar de que el resto del año se dedicasen a esas otras actividades.

El estudio de los ataques vikingos a Galicia durante los siglos IX-XII es un tema complejo debido a la falta de datos sobre el mismo.

Las crónicas del Rey Alfonso X el Sabio son una fuente muy importante de información al tratar de conocer las características de los ataques vikingos en Galicia.

Los describe como guerreros invencibles, de una gran fortaleza, paganos y crueles, hombres del norte o “lordomani” como los denominaban los cristianos de Hispania. En otros lugares de España, en concretoen Al-Andalus eran llamados «al-madjus» o infieles adoradores del fuego.

Los pueblos que habitaban Escandinavia se habían convertido en una potencia naval, comercial y militar, lanzando periódicas expediciones comerciales de saqueo y conquista principalmente contra la costa del océano Atlántico, pero también ascendiendo por el curso de los ríos hasta los lugares que pretendían saquear. Llegaron hasta puntos tan alejados como el Mediterráneo y entre los lugares que visitaron se encontraba Galicia, que ellos denominaban Jakobsland (Tierra de Santiago).

Eran fundamentalmente guerreros navegantes que desde finales del siglo VIII hasta casi el siglo XII atacaron y devastaron las orillas atlánticas de Europa occidental.

Los que llegaron a Galicia eran procedentes de Dinamarca, vinieron con una flota de unas cien naves atraídos por el oro y las riquezas que los romanos dejaron como legado. Su fin último era asentarse en Santiago de Compostela a la que consideraban la tierra de Jacob y para conseguirlo atacaron durante años nuestras tierras.

Los ataques, oleadas o incursiones vikingas a Galicia fueron cuatro, intermitentes entre los siglos IX y XII.

En concreto, A Coruña era conocida como Farum Brecantium, sufrió el primer ataque de los piratas del norte de Europa en el año 844. En aquel entonces sólo existía la Ciudad Vieja y los normandos eran un pueblo desconocido en España.

imagen
Dibujo realizado por el artista gallego José Ramón para la Talla de » Los vikingos en Coruña» del Salón de Plenos del Ayuntamiento

Durante su estancia en la zona debieron explorar y saquear el territorio aunque, acostumbrados a la opulencia de los monasterios y ciudades francesas, parco botín debieron encontrar ya que poco debía quedar de la antigua ciudad romana de Brigantium, asentada en lo que hoy es la Ciudad Vieja, y las iglesias eran pequeñas.

Los normandos, atraídos por el faro, que aún se conservaba entero con su rampa interior de subida, ascendieron hasta la cúpula que la coronaba, destrozaron el espejo que la Torre tenía arriba y que debió ser utilizado por los romanos como mecanismo de iluminación o de señales.

La segunda tuvo lugar 14 años después, entre los años 858 y 861 con el objetivo de llegar a Santiago de Compostela, tras navegar por la Ría de Arousa con sus barcos y durante el reinado de Ordoño I, los vikingos consiguieron saquear la diócesis de Iria Flavia y cumplir el objetivo de llegar a Compostela.

A pesar de que los habitantes pagaron un pequeño tributo para evitar el saqueo, los vikingos continuaron asediando Santiago, que declararon en estado de sitio. El ejército dirigido por el Conde Pedro levantó el estado de sitio y consiguió no sólo derrotar a los vikingos sino destruir 38 de sus barcos.

imagen 1
Talla referente al Primer ataque vikingo realizado por el ebanista Ladislao Stern para el Salón de Plenos del Ayuntamiento

La tercera entre el 951 y el 971 cuando los vikingos reaparecieron de nuevo y saquearon la costa gallega, llegando incluso en el año 964 hasta Mondoñedo donde el propio obispo Rosendo tuvo que hacerles frente.

En los años siguientes las ciudades se reforzaron en previsión de nuevos ataques, siendo la última invasión la más larga y se extiende desde el año 1008 hasta el 1038.

Sin embargo, la avaricia vikinga les jugó una mala pasada, un ejército del Rey Ordoño I al mando del conde Pedro Theon llegó a la ciudad y derrotando a los vikingos con la consiguiente derrota de 38 de sus naves y les obligó a retirarse de Galicia.

Durante el reinado de Ramiro I comenzó el acoso y derribo por parte del pueblo vikingo. Una flota de 150 barcos procedente de Escandinavia asaltó y saqueó algunas aldeas del norte de España.

Las tropas del Rey Ramiro I de Asturias rechazaron a las escandinavas y éstas se marcharon de la zona para volver unos años después.

Los supervivientes de la batalla continuaron su viaje hacia el sur de la costa gallega saqueando pueblos y ciudades durante el recorrido.

Hacia el 25 de agosto, con unos ochenta o cien barcos, la flota vikinga decidió después continuar por la costa atlántica en su camino hasta Cádiz, pasando por Lisboa, donde atracaron para asediar la ciudad.

El 1 de octubre llegaron a Sevilla, reino del Al-Andalus donde existía un reino cargado de riquezas: el emirato de Córdoba.

Tras diversos combates, en noviembre los que sobrevivieron retornaron a sus tierras del norte.

Entrega de la 4º Talla correspondiente al Desembarco de Julio César

Esta Talla nos describe una etapa en la historia de A Coruña con la llegada del general romano Julio César en su desembarco en estas tierras.

Sabemos que era una persona ambiciosa en la conquista de territorios, pero sin duda la razón más importante en ese momento es que tenía muchas deudas con varios acreedores, casi unos veinte millones de sestercios, una cantidad enorme para la época.

El año 61 a.C. de Cristo, el general romano llega por mar a Brigantium, identificada generalmente con A Coruña, lo que supuso la segunda vez en la historia en que los romanos tuvieron contacto con la ciudad, fondeando al pie de la Torre de Hércules.

Los habitantes de Gallaecia no opusieron mucha resistencia ante el desembarco del general romano y la llegada de la flota. Las tribus locales quedaron sometidas a pagar tributos a Roma.

Sus tropas no se asentaron en la zona, simplemente se llevaron todo aquello que vieron de valor y se fueron: oro, plata y llegando a convertir Galicia en el emporio del comercio del estaño, perfecto para armar a sus ejércitos.

'El desembarco de Julio Cesar en Coruna'
El desembarco de Julio César, dibujo realizado por el artista gallego José Ramón en 1976

El primer intento de conquista lo realizó por tierra subiendo por Lusitania en busca de la tribu de los Herminios que no querían someterse al poder romano. No fue capaz de conseguir una victoria, así que decidió volver atacar por mar con una flota que salió desde Gades ( Cádiz), recorriendo toda la costa atlántica de la península Ibérica llegando al puerto de Brigantium.

Los beneficios que obtuvo al asaltar los puertos galaicos no eran suficientes para pagar la deuda que debía, así que le pidió prestado cinco millones de sestercios a su amigo Marco Licíneo Craso, considerado el hombre más rico de Roma.

'Talla del Desembarco de Julio Cesar'
Talla del Desembarco de Julio Cesar en madera realizada según el dibujo del artista gallego José Ramón

A su vuelta victoriosa y con la situación económica arreglada, Julio César pactó con Craso y Pompeyo establecer el primer triunvirato y posteriormente pudo alcanzar el poder como cónsul. Por lo tanto, sus victorias en Galicia le ayudaron a convertirse en historia.

Sería con las campañas de Augusto cuando Gallaecia pasa a formar parte del imperio romano y se construiría la Torre de Hércules.

A partir de ahí la ciudad se convirtió en un puerto clave para el desarrollo de su comercio.

Traslado de la Piedra del Destino

José Ramón continuó con su encargo de realizar el tercer dibujo correspondiente a la Traslación de la Piedra del Destino, un encargo que, al igual que los otros veinticuatro dibujos, completaría en un total de cuatro años.

El alcalde Liaño Flores eligió al dibujante de la Ciudad Vieja, José Ramón dada su calidad artística y precisión para llevar a cabo ese complicado diseño.

El material elegido fue la madera de caoba aportaba excepcional calidad y brillo natural para el éxito del trabajo.

Tal y como empezamos con la Historia de A Coruña representada a través de los relieves de las tallas del Salón Capitular, el siguiente episodio se refiere al Traslado de la Piedra del Destino.

'Traslado de la Piedra del Destino'
Traslado de la Piedra del Destino, dibujo realizado por el artista gallego José Ramón en 1976

En tiempo inmemorial -según la leyenda- trajeron a Brigancia desde Egipto la piedra llamada del Destino, sobre la cual fueron proclamados los reyes de Escocia, Irlanda e Inglaterra durante dos mil años.

Se sabe que la piedra fue llevada a las islas británicas desde el Magnus Portus Artabrorum coruñés hacia el año 840 antes de Cristo, según las antiguas leyendas celtas y que Ith, hijo del caudillo Breogán, conocida en la mitología céltica como Breagh, embarcó con su tribu desde el Magnus Portus Artabrorum rumbo al norte.

' Traslado de la Piedra del Destino '
Talla del Traslado de la Piedra del Destino en madera realizada según el dibujo del artista gallego José Ramón

Ith nunca llega a conquistar Irlanda/ Eire, pero el sagrado talismán se instala con los brigantes en la localidad irlandesa de Tara y en el 3000 antes de Cristo es trasladado a Escocia.

Desde 1996 se encuentra en el Museo del Castillo de Edimburgo.

La simbología de esta historia está recogida en el conjunto escultórico del Parque Celta instalado en la península de la Torre de Hércules.

La segunda Talla del Salón Capitular/ Salón de Plenos dibujada por José Ramón

Siguiendo la referencia histórica del entonces cronista oficial del Ayuntamiento de A Coruña, la segunda talla que José Ramón dibujó se refiere a la fundación de una nueva ciudad por parte de Hércules.

'Torre de Hercules y Crunia'

Torre de Hércules y Crunia, dibujo realizado por el artista gallego José Ramón en 1976

De todas las leyendas que conocemos en torno a la Torre, ésta es la que ha tenido una mayor influencia, de hecho hoy todos conocemos a este legendario faro como Torre de Hércules aunque en sus orígenes este monumento no tuvo ninguna relación con este personaje clásico.

El autor de esta leyenda fue el rey Alfonso X el Sabio (1252-1284) quien en su Estoria de Espanna cuenta como el héroe Hércules construyó un enorme el faro para conmemorar su victoria sobre el gigante Gerión.

Alfonso X vinculó la figura de Hércules a España y más concretamente a la ciudad de A Coruña.

Tal y como se refiere en la primera talla de la lucha entre Hécules y Gerión, y para conmemorar la victoria de Hércules, se construyó sobre el túmulo una torre-faro y en las proximidades del mismo fundó una ciudad a la que le dio el nombre de Crunia, como recuerdo de la primera mujer que habitó este lugar y de la cual el héroe se enamoró.

Cuando Hércules se fue, Espán, su sobrino, fue nombrado señor de España y pobló villas y ciudades. Acabó de construir la Torre del Faro que comenzara su tío y como era un hombre sabio la dotó de un candil con un fuego que nunca se apagaba, además hizo un gran espejo por el que se veían venir las naves enemigas desde una gran distancia.

De ahí que en el escudo de A Coruña figure la Torre de Hércules sobre la calavera del rey Gerión, de acuerdo con la leyenda.

Los restos históricos hallados en el faro se remontan a la época romana. Existe una inscripción del siglo I donde consta: Consagrada a Marte Augusto. Cayo Sevio Lupo. Arquitecto aeminiense lusitano, cumpliendo la promesa.
El mérito histórico de la Torre de Hércules radica en ser el único faro de la época romana que se conserva en servicio y el más antiguo, de ahí que la Unesco la ha incluído en la lista de los monumentos Patrimonio de la Humanidad en 2009.

Este es el resultado del dibujo realizado por el artista gallego José Ramón para la Talla en madera del Salón Capitular o de Plenos del Ayuntamiento de A Coruña.

' Hercules y Crunia'

Hércules y Crunia, talla en madera realizada bajo el dibujo del artista gallego José Ramón